miércoles, 12 de octubre de 2011

Cuando se necesita recurrir a los servicio de un analista web

Ser analista web implica reuniones con los implicados en Internet para recoger objetivos, medir en base a esos objetivos y transmitir conocimiento en base al análisis. Esta es la parte más bonita de la disciplina porque es sinónimo de crear, al final lo que uno hace es ver qué se quiere conseguir, dónde puede actuar para conseguirlo y ayudar a dar las directrices necesarias para llegar a buen puerto.

El día a día de un analista web depende de muchas variables, si estás en un medio de comunicación lo que importa es la inmediatez, por lo que es un trabajo apasionante pero estás todo el día comprobando la efectividad de un titular, de un contenido, de un vídeo, de un posicionamiento en buscadores, de una estrategia en redes sociales...

En el momento en que empieza a tomarse en serio el canal online para su negocio o necesita conocer a fondo su estrategia para entender dónde puede establecer cambios para aumentar beneficio y reducir costes.

Si no conoces a tus usuarios, si no sabes cómo está rindiendo el presupuesto que estás gastando en el canal online... ¿Cómo vas a optimizar tu negocio? ¿Cómo vas a decidir en época de crisis dónde y cómo gastar tu presupuesto? ¿Cómo vas a saber por qué los usuarios no terminan de comprar? Las respuestas son clave para sacar un negocio adelante y las tienes ahí, lo raro sería no estudiar los resultados para mejorar.

Es decir, una empresa que tiene negocio online necesita contar con una cultura orientada a datos para alcanzar un alto rendimiento en Internet. Sin la analítica web, cuesta más. Desde que se cronometran las carreras, se corre más rápido.

No hay comentarios: